6

La fascinación, una vez, al encontrar esta carta de la Duquesa de Orleans, que tan bien la representaba, decía, que se parecía tanto a algunos mails que me mandaba a mí, justamente. Decía la Duquesa a la electriz de Hannover:

"Sois muy dichosa de poder cagar cuando querais, ¡cagad pues, toda vuestra mierda de golpe! No ocurre lo mismo aquí, donde estoy obligada a guardar mi cagallón hasta la noche; no hay retretes en las casas al lado del bosque y yo tengo la desgracia de vivir en una de ellas, y, por consiguiente, la molestia de tener que ir a cagar afuera, lo que me enfada, porque me gusta cagar a mi aire, cuando mi culo no se expone a nada. Item todo el mundo nos ve cagar, pasan por allí hombres, mujeres, chicas, clérigos, suizos..."

"¿Entendés?" Me dijo después de leermelo, "¿entendes ahora lo que me pasa? ¿puede ser que la Duquesa me hubiera entendido mejor que vos?" Yo entendía que lo de cagar con público era un problema, sí, que la intimidad fuera importante, sí, pero eso de no dejar su "preciosa" carga en cualquier lado, bien de Duquesa, muy.



(hubo más, antes, acá)

1 Response to "6"

  1. diego says:

    ja jaja ja

    muy bueno, escatología es irse a la mierda

Powered by Blogger